Como comunicadora animal y médium-psíquica, mi capacidad no se limita a conectar con seres vivos si no también con almas de seres que ya han pasado a otra dimensión. En el caso de que tu animal de compañía haya fallecido, – no importa si fue recientemente o hace meses o años – y tengas necesidad de comunicarle algo o saber algo, esta sería una oportunidad para encontrar la paz a tu sufrimiento, poder decirle algo que no pudiste en su momento, o preguntarle sobre su proceso de partida.

Este tipo de conexión puede ayudarte a transitar el proceso del duelo y seguir adelante con tu vida después de que tu amigo se ha marchado físicamente. Las conexiones con un alma de un animal no encarnado en cuerpo físico, són de las más transformadoras a todos los niveles;

  • A nivel emocional ayuda a la persona sanar y hacer un buen cierre de la experiencia compartida en vida
  • A nivel emocional y mental ayuda a comprender la muerte desde otra perspectiva más elevada, sin un peso ni dramas, sin culpas ni miedos.
  • A nivel espiritual nos traen mensajes importantes para nuestro crecimiento como almas encarnadas en cuerpos humanos.
  • A nivel físico, se plasma en cambios en nuestras vidas, y de caras a cuando tengas otro animal seguro tu mirada habrá cambiado para siempre.

Si el alma de nuestro animal desea comunicar, puedo realizar una conexión con el alma de tu animal querido y podemos:

  • Saber si ha ido a la Luz o aún esta en esta dimensión.
  • Si esta en esta dimensión hay que ver el porqué; ver si el humano lo retiene o hay algo pendiente por saber o hacer.
  • Una vez hayamos sabido porque esta “por aquí” le ayudo a transitar hacia la luz, que es donde debe estar.
  • Podemos saber si tiene algún mensaje para ti, a la vez que transmitirle lo que tú necesites decirle. 
  • Podemos indagar sobre el propósito de vuestro encuentro en esta vida.
  • Conocer vuestro aprendizaje espiritual juntos, vuestro contrato entre almas.
  • Saber si volverá a encarnar contigo en alguna otra forma en esta vida.

En el apartado Testimonios, podràs ver el caso de la conexión con el alma de Pluma, una gata de Indianapolis, USA. el noviembre del 2017. En esta conexión, que fue larga y llena de mensajes hacia su responsable humana, Miriam, no solo le ayudó a superar la perdida, si no que Miriam ha hecho caso de uno de los consejos que le dio Pluma; “no dejes de pintar” . Evidentemente yo no sabia que Miriam tenia afición a la pintura, y al saberlo me emocione. Pintar le ayudó Miriam a superar malos momentos en su vida, es un tipo de terapia muy útil (arteterapia). Recién este mes de Junio del 2018, Miriam me envió un email que decia:

“Hola Anna, espero te encuentres bien!!
No se si te acordarás, pero en octubre del año pasado hiciste una conexión con mi gata Pluma, entre las cosas que mencionaste que ella te transmitió fue que volviera a pintar y bueno… el 27 de mayo se cumplió un año de la partida de mi compañera y quise homenajearla haciendo esta pintura, que quiero compartir contigo. Siempre te recuerdo con mucho cariño, un abrazo,
Miriam.”

Una pintura maravillosa…el alma de Pluma dejó huella en mi, por experiencias profundas en que para las dos; Miriam y yo, nos transformó aún más, el significado de la muerte, en realidad muere un cuerpo, pero la conciencia VIVE más allá del tiempo y el espacio. Y es accediendo a esta conciencia, que reside solo Sabiduría y que pluma, una alma vieja, quiso compartir con nosotras.

¿Que aportación se da para una conexión con el alma de un animal? se pide una aportación mínima de 30€ y máxima de 60€ (sistema flexible americano). Para su comodidad se puede utilizar Paypal que es totalmente seguro. o Bien pago mediante entidad bancaria.

Aunque nunca sé si encontraré esta alma cerca, o querrá comunicar, a veces no hay necesidad, y la necesidad viene solo del humano, en caso de que no haya conexión, no cobro nada.

Si su caso precisa de varias conexiones de almas de animales, ofrezco bonos, preguntad.

Mensaje del alma de un perro a su Responsable humana: En el año 2011 un día estaba en la estación de Sants, y perdí el tren, junto con otra mujer, Luisa. Empezamos a hablar haciendo tiempo para el siguiente, y de repente de forma espontánea empecé a canalizar, y vi a su lado, un perro precioso, tuve que decírselo pues él tenía un mensaje para ella. Pensé, “esta mujer no me conoce de nada y pensara que estoy chiflada” pero era tanto la necesidad de esa alma, que lo hice. Al explicarle lo que veía, describirle la raza, el color de su pelo, y que le decía “que estaba bien y que no se preocupara”, Luisa, para mi asombro, empezó a llorar, y reconoció a este ser como a su perro ya fallecido, y al que estaba muy unida. El mensaje le aportó mucha paz, y después el alma del animal pudo ya por fin transitar  a la luz.